Hasta no hace mucho, cuando hablábamos de fuga de talento poníamos el foco en el sector tecnológico. Sin embargo, este fenómeno cada vez prolifera más en todo tipo de sectores. Y es que la crisis del talento es universal porque el impacto de la tecnología ya impregna todos los ámbitos de actividad.

Si antes de la pandemia ya se hablaba de la próxima revolución industrial, los efectos del confinamiento han acelerado este proceso. En este sentido, no debemos de olvidar que, de la noche a la mañana, todas las empresas tuvieron que adecuar con urgencia todos sus procesos de trabajo para adaptarse a la situación.

¿Pero implementan las empresas herramientas eficaces para retener el talento que poseen? La respuesta es rotundamente, no. Es posible que en muchos planes estratégicos este aspecto vaya cogiendo peso, pero la realidad es que nuestro país se encuentra en estado deficitario de perfiles técnicos, y necesita hasta 100.000 profesionales para cubrir vacantes en el sector TI.

Un dato que, sin duda contrasta con las estadísticas que señalan la dificultad de acceso al mercado laboral con el que se encuentran un gran número de profesionales ‘senior’ y ‘junior’ en la actualidad. Así, se estima que el paro juvenil se encuentra en torno al 30%, y el desempleo de mayores de 45 años, cuenta con un 54% de incidencia sobre el total de parados. Los motivos no parecen ser otros que la falta de cualificación en el sector ‘senior’, y por su parte, en el colectivo de los jóvenes el principal motivo de rechazo radica en la falta de experiencia.

Sea como fuere, la receta perfecta para que una empresa logre retener y atraer talento no existe. Sin embargo, parece que cada vez más hay que atender a las demandas de los perfiles deseados. Una de ellas pasa por la flexibilidad, un factor que en muchos casos se valora por encima de una retribución superior.

Por otro lado, el talento de los trabajadores puede ser caduco. Si las empresas no invierten activamente en proporcionar a sus empleados nuevas habilidades para poder adaptarse a las necesidades cambiantes que surgen de manera permanente, se genera una desbandada de estos perfiles a la búsqueda de otras compañías que les ofrezcan la posibilidad de dotarles de una formación continua.

Unido a los puntos anteriores es fundamental que las compañías fomenten la creación de una cultura empresarial enfocada al cuidado de las personas. No podemos olvidar que estas son el mayor activo de cualquier enseña. Por ello, y para que el talento permanezca, sólo con esta filosofía se fomentará el bienestar del empleado, el sentimiento de pertenencia y, como consecuencia se redundará en un incremento de productividad, una mejora en competitividad y mayores ratios de crecimiento.

Hace tan solo unos meses en este mismo blog publicamos un artículo titulado: “Así afrontan el teletrabajo una abogada, una directora de recursos humanos y un periodista”. En este, Pedro Pablo San Martín, director de la Fundación Española Deporte Seguro (FEDS) y vicepresidente de la Asociación Española de la Prensa Deportiva (AEPD), afirmaba que “los mejores proyectos nacen del contagio directo del talento” añadiendo que “el teletrabajo puede generar un ‘feedback’ equívoco de las personas”.

Ahora, y en el contexto de la crisis del talento, es una afirmación que también debe de llevarnos a la reflexión, porque es fundamental encontrar el equilibrio entre los modelos híbridos de trabajo, la presencialidad y las expectativas que en realidad tienen aquellos profesionales que poseen el talento demandado por las empresas.

Sin duda, España tiene mucho por hacer en esta materia, pero sin duda también, nuestro país tiene un potencial inmenso para atraer y retener talento, entre otras cosas, por la calidad de vida que brinda per se.

Abrir WhatsApp
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar