El nuevo informe del Observatorio del Emprendimiento de España (también conocido como RED GEM España) que ha salido a la luz recientemente, pone de manifiesto que en el pasado ejercicio nuestro país recuperó el la cifra de emprendimiento innovador pre-pandemia. Así, la actividad emprendedora se ha recuperado alcanzando una tasa del 5,5% de la población.

Pero, además, este mismo informe revela que el ratio de mujeres emprendedoras supera, por primera vez, al de los hombres. Por su parte, la principal inquietud de la población española de cara a emprender parece ser el alcanzar una cierta felicidad en el ámbito laboral, y lograr la ansiada conciliación.

Y es que la emergencia sanitaria provocó, sin duda, un replanteamiento vital en todos nosotros y nos hizo reflexionar sobre algunos aspectos como: ¿Somos realmente felices pasando eternas jornadas en nuestro puesto de trabajo? ¿Mi labor en la empresa es simplemente rutinaria o me supero para alcanzar nuevos objetivos?

No obstante, y dadas las circunstancias que nos rodean, dar el salto de pasar de ser un asalariado por cuenta ajena con ciertas garantías, a depender de uno mismo, también produce quebraderos de cabeza ya que, ¿nos encontramos en un momento idóneo para comenzar un nuevo proyecto en solitario?

El encarecimiento de suministros como la electricidad, la subida del carburante o el descenso de rentabilidad respecto a hace un año no ayuda en absoluto. Pero es que, además, entran en juego otros aspectos como la crisis de componentes que sufrimos hace tan sólo unos meses, o la falta de materias primas provocada por la guerra en Ucrania.

Un escenario complejo, pero dentro del que se pueden encontrar grandes oportunidades. Para ayudaros, desde Monterrey Centro de Negocios hemos elaborado lo que consideramos sería el decálogo del emprendedor:

  1. Debemos de tener una idea clara, monetizándola y valorando otros aspectos como las capacitaciones que requieren los intervinientes en la misma. Asimismo, se debe realizar un mínimo estudio sobre la demanda que puede tener el producto o servicio que vamos a lanzar al mercado y la competencia que puede tener. De nada sirve contar únicamente con la opinión de nuestro entorno.
  2. Elaborar un buen plan de negocio: En este punto hay que valorar la rentabilidad, las ayudas a las que se puede acceder, la financiación adecuada, etc.
  3. Contar con asesoramiento externo en todos aquellos procesos relacionados a la actividad de la empresa pero que no se refieran a su propio core business (aspectos burocráticos, servicio de gestoría, administración, limpieza, etc.).
  4. Resilencia: es fundamental trabajar con un pensamiento positivo, sabiendo que, aunque por el camino nos vamos a encontrar obstáculos, uno mismo es capaz de sortearlos y salir reforzado.
  5. Tecnología sí, pero en su justa medida: Es cierto que la tecnología es un pilar fundamental en cualquier modelo de negocio, pero muchas pymes cometen el error de acometer grandes inversiones en digitalización que luego no son capaces de gestionar. Más vale ir haciendo pequeñas inversiones y, una vez implementadas y dominadas, continuar con las siguientes.
  6. Ahorro de costes en el punto de partida: Cuando el emprendedor tiene una idea, incluso se plantea poder llevarla a cabo con un simple portátil y una mínima infraestructura. Una vez estemos inmersos en la vorágine de comenzar a operar hay que evitar gastos superfluos. Algunos de ellos pasan por grandes rentas de oficinas, limpieza, etc. Una opción perfecta para evitar este error es instalarse en un espacio flexible como un coworking o centro de negocios.
  7. Perseverancia: si existe una meta clara, la constancia permitirá alcanzar el objetivo.
  8. Innovación constante: en ocasiones el éxito aparece de manera rápida, pero este hecho no puede derivar en que la empresa se instale en un área de confort ya que en el entorno en el que vivimos, todo producto o servicio puede quedar obsoleto de la noche a la mañana. En definitiva, siempre hay que pensar en lo siguiente.
  9. Flexibilidad: dentro del modelo de negocio planteado de manera inicial, pueden surgir muchos matices como consecuencia de las exigencias de los clientes. Saber adaptarse y ofrecer soluciones adecuadas a las necesidades de estos, puede ser una de las claves de nuestro éxito.
  10.  Visibilidad: todo negocio debe de darse a conocer frente a sus públicos objetivo. Elegir las herramientas de marketing/comunicación (rrss, publicidad, etc.) idóneas para ofrecernos con el mensaje deseado, es fundamental en cualquier empresa.
Abrir WhatsApp
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar