Nuestro país, y el mundo en general, vive una crisis sin precedentes. El confinamiento ha urgido a las empresas a diseñar nuevas fórmulas organizativas para dar continuidad a la actividad que desarrollan sus empleados.

La inmensa mayoría, y siempre que el tipo de profesión lo ha permitido, han pasado a trabajar en remoto. Bajo esta premisa, es más que una obviedad que muchas compañías, independientemente de su tamaño, no pueden seguir manteniendo el coste que conlleva el mantenimiento de grandes espacios e inmuebles para acoger a sus empleados.

Así lo avalan las cifras que poco a poco vamos conociendo, como la que que se desprende de un reciente informe publicado por la consultora Cushman & Wakefield, que afirma que la contratación de oficinas ha caído más del 50 % en Barcelona y Madrid.

Aunque el teletrabajo parece que ha llegado para quedarse, y las empresas repletas de empleados pueden ser cosa del pasado, sigue siendo necesario contar con un lugar de encuentro.

Es en este punto cuando entra en juego el papel de los centros de negocios y/o espacios de coworking. Hasta ahora un negocio muy enfocado a pequeñas corporaciones, multinacionales con todavía escasa  implantación en el país de destino o emprendedores, que en grandes urbes como Madrid y Barcelona prolifera de manera más que notable.

Tanto es así que ya antes del gran brote mundial, Deskmap señalaba en un estudio que, en 2020 la cifra de espacios de coworking crecería hasta un 195% a nivel mundial. Una tendencia que, sin duda, se verá ratificada por el impacto del coronavirus.

En estos espacios, los clientes disponen de un despacho y/u oficina adaptados a la medida de sus necesidades, con servicios comunes y a un coste muy inferior del que puede otorgar el alquiler de una oficina tradicional.

Pero son muchas más las ventajas competitivas que cualquier organización puede encontrar en este tipo de espacios flexibles ya que, además de contar con servicio de secretariado, salas polivalentes o zonas comunes, entre otros, favorecen las sinergias entre las empresas con las que se convive.

Afrontamos un futuro incierto y los centros de negocios y espacios coworking son una alternativa de valor añadido que hacen más que viable la continuidad de muchas empresas y ayudan a minimizar el impacto en la cuenta de resultados, que ya de por sí conlleva una crisis de esta índole.

Abrir WhatsApp
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar