“Las empresas comenzarán a moverse hacia soluciones mucho más atractivas y ajustadas a sus necesidades reales, abandonando los espacios tradicionales”

“Las empresas comenzarán a moverse hacia soluciones mucho más atractivas y ajustadas a sus necesidades reales, abandonando los espacios tradicionales”

Aunque cuando comenzó con la dirección de Monterrey Centro de Negocios, Manuel Vigil Hochleitner, dedicaba su actividad profesional a temas relacionados con el sector de la construcción, se puso como reto conocer y mejorar un negocio con gran capacidad de recorrido.

Así, y gracias a la cercanía que ha conservado a lo largo de estos años con sus clientes y la implicación que con diversas asociaciones del sector mantiene, en la actualidad confía en poder obtener todavía un mayor potencial del Centro.

Cierto es, que el 2020 no ha sido un año fácil de afrontar para cualquier empresa. Y es precisamente por eso, por lo que queremos conocer su balance y previsiones de cara al próximo año.

Como máximo responsable de Monterrey Centro de Negocios, ¿nos podría hacer un balance global del presente ejercicio?

Pues viendo con perspectiva todo lo sucedido y con talante optimista, hay que decir que el año se va a cerrar con balance positivo dentro del entorno general.

Ha sido un ejercicio muy complicado donde la máxima era conservar clientes ante todo y, a pesar del parón sufrido, en nuestro caso hemos de decir que afortunadamente la mayor parte de nuestros clientes han confiado en nosotros y han hecho lo imposible por mantener nuestros servicios.

2020 ha sido un año marcado por la incertidumbre a consecuencia de la pandemia. ¿Cómo han afrontado desde su centro esta circunstancia?

La primera medida implementada hacia nuestros clientes fue la de intentar transmitir seguridad y flexibilidad, que es uno de los estandartes de este negocio. Por su parte, los clientes tenían que sentir que podían acudir al Centro sin peligro y, para ello, se implementaron las medidas de higiene y salud que correspondían.

Por otra parte, ha sido fundamental comunicarles que éramos muy conscientes de las circunstancias y, por ello, había que adaptarse a una forma de pago más cómoda que se ha ido negociado con todo aquel cliente que así lo ha solicitado por sus especiales situaciones. Todo ello siempre desde la cercanía. Y es que, quizá, el tamaño de nuestro Centro nos ha permitido esa actuación directa con cada cliente.

Se dice que la descentralización de las empresas es una realidad con la que vamos a convivir en el futuro. ¿Cómo cree que este aspecto puede redundar en los centros de negocios y/o espacios de coworking?

Los centros de negocios probablemente hayan sido los más damnificados en un inicio por la flexibilidad de sus servicios, que permiten a un cliente cancelarlos con preavisos muy cortos, pero a su vez, eso que ahora ha sido coyunturalmente negativo, puede ser precisamente la ventaja competitiva y la palanca para el futuro más cercano.

Nosotros, que también tenemos conexión con la oficina tradicional, hemos visto como muchos clientes se han visto atrapados con contratos de larga duración y obligado cumplimiento, que condicionan este tipo de situaciones con muy complicadas salidas.

Al final, creo firmemente que los usuarios van a optar por espacios mucho más flexibles que permitan adaptar su negocio a cada circunstancia según las demandas concretas inmediatas. Además, el teletrabajo hará que los nuevos espacios de trabajo sean mucho más rotacionales y específicos.

A su modo de ver, ¿cuáles son las ventajas más competitivas que presenta una oficina flexible frente a una oficina ‘tradicional’?

La principal ventaja competitiva es la flexibilidad, por duración, por espacio, por servicios demandados, etc. En este sentido, me gustaría incidir en que aunque suene ya a tópico, los centros de negocios o “coworkings” son hoteles para trabajar donde el cliente paga por lo que usa exclusivamente y se eliminan muchos gastos ociosos.

La facilidad de tener un servicio de telefonía e internet, mantenimiento, electricidad, servicio de secretariado, etc., sin tener que contratar a ninguno de estos proveedores es, sin duda, un apoyo esencial para las empresas que deben centrarse esencialmente en su negocio.

Los expertos apuntan a que los espacios de coworking aspiran a ganar de manera progresiva cuota de mercado. ¿Cómo cree que se va a producir este incremento?

En mi opinión, y vista la experiencia que ha supuesto este año, con el empujón casi obligado hacia el teletrabajo y la conciencia que muchas compañías han comenzado a adquirir sobre lo realmente necesario en sus oficinas, comenzarán a moverse hacia soluciones mucho más atractivas y ajustadas a sus necesidades reales, abandonando los espacios tradicionales. Esta liberación probablemente haga que muchos de esos espacios se reconviertan para ofrecer lo que nosotros ya estamos facilitando, servicios en lugar de espacios.

Recientemente, leía un artículo que hablaba sobre el comportamiento del consumo en diez años que aseguraba que la gente dejará de comprar coches, teléfonos, ordenadores, incluso puede que ropa, para optar por el pago por uso, optimizando al máximo su inversión. Yo creo que esto será extrapolable al mundo de la oficina, que experimentará este cambio de tendencia, para lo cual la solución que nosotros ofrecemos, mejorándola cada vez más, podrá garantizar el cumplimiento de todas esas demandas, facilitando, además, sinergias y simplificando costes y trabajo que no competen al negocio específico de la empresa en cuestión.

Ravenloop, una apuesta segura para tu negocio en soluciones de ciberseguridad

Ravenloop, una apuesta segura para tu negocio en soluciones de ciberseguridad

Tal y como asegura el informe ‘Desinformación en el ciberespacio’, del Centro Criptológico Nacional (CCN-CERT), adscrito al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), España soporta a diario tres ciberataques de peligrosidad crítica o muy elevada contra el sector público y empresas estratégicas.

Además y según otras entidades como el informe que sacó a la luz el pasado mes de julio Telco Security Alliance, la pandemia ha hecho que la cifra de ciberamenazas en la red se disparare en un 2.000 por ciento. Y es que los ciberdelincuentes aprovechan cualquier brecha de seguridad o punto vulnerable para atacar entidades públicas, privadas o infraestructuras críticas.

Todo ello hace que desde las empresas, cada vez se destine un mayor presupuesto a salvaguardar su información o la intrusión en su actividad. En Monterrey Centro de Negocios tenemos el placer de contar con un cliente que es capaz de ofrecer soluciones de ciberseguridad ad hoc para garantizar la resiliencia de cualquier organización.

Se trata de Ravenloop, cuyo nicho de negocio gira en torno a la ciberseguridad y la ciberinteligencia, procurando el conocimiento exacto sobre cada amenaza para elaborar estrategias predictivas que favorezcan la posibilidad de tomar a tiempo las decisiones correctas.

Al frente de este proyecto está Daniel Vidal, experto en ciberseguridad con una larga trayectoria en el sector, cuyo perfil es tenido en cuenta por infinidad de medios de comunicación para abordar cualquier tema de actualidad inherente a este sector.

Pero Ravenloop es mucho más, ya que cuenta con un equipo de expertos multidisciplinar que hace de esta enseña un referente en el mundo de la seguridad en la red. Prueba de ello es la participación de Óscar Rodríguez, actual CTO de la compañía, en diversas jornadas organizadas por el CCN-CERT. En su bagaje profesional destacan puestos como el de auditor y responsable del equipo de inspecciones del Ejército del Aire, o como el de arquitecto de soluciones de seguridad de código abierto para la Administración.

Os dejamos algunos enlaces de las noticias más destacadas de la compañía en medios:

La Dark Web cumple 20 años con un repunte de actividad en España por el coronavirus (antena3.com)

La cafetera que te escupe café ardiendo si no pagas un rescate (antena3.com)

Monterrey Centro de Negocios presente en la ProWorkSpaces  Conference Week 2020

Monterrey Centro de Negocios presente en la ProWorkSpaces Conference Week 2020

La pasada semana se celebró la ProWorkSpaces Conference Week 2020, un encuentro que reúne al grueso de profesionales del negocio de la oficina flexible de nuestro país. A este evento, donde se presentó toda la actualidad inherente coworking y los centros de negocios, asistió parte del equipo de Monterrey Centro de Negocios, empresa asociada a ProworkSpaces, con el objetivo de participar de las últimas novedades del sector.

El teletrabajo, los nuevos o potenciales clientes que se interesan por esta modalidad de espacios, o el sector flex offices a nivel mundial, son tan sólo algunos de los temas tratados en una agenda cargada de debates sobre el presente y el futuro de un negocio que ha de adaptarse a los cambios derivados de la crisis sanitaria del COVID-19.

Asimismo, y como broche final, se presentó el estudio sobre el sector de la oficina flexible en España, elaborado Cushman&Wakefield en colaboración con ProWorkSpaces. Un análisis que ve la luz por tercer año consecutivo y que, sin duda, se ha convertido en una herramienta indispensable para los operadores de nuestro país en su toma de decisiones.

Este informe revela que la desaceleración de la contratación de oficinas flexibles va en sintonía con el sector de las oficinas en general, pero que todo apunta a que se reactivará, sobre todo, en zonas suburbanas.

Además, se hace hincapié en que el lugar de trabajo ya no será concebido como una única ubicación, sino que se convertirá en un ecosistema de diferentes escenarios capaces de fomentar la convivencia, la productividad y el bienestar de los empleados.

Pero la ProWorkSpaces Conference Week 2020 deja otros titulares como el amplio margen de crecimiento que ya está experimentando el sector, superior a un 20% anual, gracias a la diversidad de actores implicados en la actualidad; o la unanimidad de los participantes en posicionar este negocio como solución óptima para dar respuesta a freelance, autónomos, pymes y grandes empresas que buscan un equilibrio entre la oficina tradicional y la flexible.

La demanda de espacios coworking de la periferia toma el relevo al de las zonas prime

La demanda de espacios coworking de la periferia toma el relevo al de las zonas prime

Mientras que la tendencia en la búsqueda de primeras residencias tras el paso del confinamiento ha venido marcada por un incremento de viviendas fuera de las grandes urbes con terraza o jardín, la búsqueda de espacios coworking ha experimentado un comportamiento parecido.

Y es que tal y como se afirma desde ProWorkSpacess, asociación de operadores de espacios flexibles, ahora más que nunca los usuarios de este tipo de centros demandan espacios cercanos a su lugar de residencia o al de sus empleados. Atrás queda el crecimiento tan brutal de los últimos años en zonas prime de las grandes ciudades motivado, entre otros aspectos, por el coste elevado que conlleva.

Por su parte, en el criterio de búsqueda priman aspectos tales como la ubicación, el precio, la comunicación con grandes vías circulatorias y, por supuesto, la flexibilidad que aporta un centro de estas características como: eludir la firma de contratos de arrendamiento a largo plazo, o la posibilidad de utilizar salas de reuniones y la recepción de paquetería, entre otras.

Esta tendencia no atañe sólo a pequeñas corporaciones sino que cada vez más, las grandes empresas están buscando otras ubicaciones para sus empleados facilitándoles la cercanía a sus residencias, y evitando así grandes aglomeraciones en sus sedes centrales.

En este sentido, el último informe del «Global Coworking Survey» ya estimaba que en 2019  en torno a 2,2 millones de personas hacían uso de estos centros en todo el mundo. Pero yendo un paso más allá, constataba que estos espacios, en principio más atractivos para autónomos y startups, se estaban convirtiendo en delegaciones de grandes corporaciones o departamentos de innovación abierta.

Un hecho que se ve acentuado sin duda por los efectos de la pandemia, que como ya comentábamos en la entrada anterior va a dar un giro radical a la forma de trabajar de las empresas. Un cambio nada esperado pero que requiere de soluciones flexibles y adaptadas al momento socioeconómico que vivimos.

El Covid19 da un giro al modelo laboral tradicional

El Covid19 da un giro al modelo laboral tradicional

Nuestro país, y el mundo en general, vive una crisis sin precedentes. El confinamiento ha urgido a las empresas a diseñar nuevas fórmulas organizativas para dar continuidad a la actividad que desarrollan sus empleados.

La inmensa mayoría, y siempre que el tipo de profesión lo ha permitido, han pasado a trabajar en remoto. Bajo esta premisa, es más que una obviedad que muchas compañías, independientemente de su tamaño, no pueden seguir manteniendo el coste que conlleva el mantenimiento de grandes espacios e inmuebles para acoger a sus empleados.

Así lo avalan las cifras que poco a poco vamos conociendo, como la que que se desprende de un reciente informe publicado por la consultora Cushman & Wakefield, que afirma que la contratación de oficinas ha caído más del 50 % en Barcelona y Madrid.

Aunque el teletrabajo parece que ha llegado para quedarse, y las empresas repletas de empleados pueden ser cosa del pasado, sigue siendo necesario contar con un lugar de encuentro.

Es en este punto cuando entra en juego el papel de los centros de negocios y/o espacios de coworking. Hasta ahora un negocio muy enfocado a pequeñas corporaciones, multinacionales con todavía escasa  implantación en el país de destino o emprendedores, que en grandes urbes como Madrid y Barcelona prolifera de manera más que notable.

Tanto es así que ya antes del gran brote mundial, Deskmap señalaba en un estudio que, en 2020 la cifra de espacios de coworking crecería hasta un 195% a nivel mundial. Una tendencia que, sin duda, se verá ratificada por el impacto del coronavirus.

En estos espacios, los clientes disponen de un despacho y/u oficina adaptados a la medida de sus necesidades, con servicios comunes y a un coste muy inferior del que puede otorgar el alquiler de una oficina tradicional.

Pero son muchas más las ventajas competitivas que cualquier organización puede encontrar en este tipo de espacios flexibles ya que, además de contar con servicio de secretariado, salas polivalentes o zonas comunes, entre otros, favorecen las sinergias entre las empresas con las que se convive.

Afrontamos un futuro incierto y los centros de negocios y espacios coworking son una alternativa de valor añadido que hacen más que viable la continuidad de muchas empresas y ayudan a minimizar el impacto en la cuenta de resultados, que ya de por sí conlleva una crisis de esta índole.

Abrir WhatsApp
Hola,
¿En qué podemos ayudarte?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar